LO QUE “CUENTA” UNA GOTA

Una gota en el océano es “solo” eso…una gota en el océano…

Pero…

…“cuenta” nuestra gota que ese “solo”, que comenzó con un viaje de Marta a la India a un lugar “donde-nadie-quería-ir”, HOY es una asociación benéfica con casi diez años de andadura entre el río Hugli y las vías del tren. Y fue precisamente ahí, en ese lugar “donde-nadie-quería-ir”, “donde-Marta-quiso-quedarse”.

Nuestra gota nos cuenta que Marta se enamoró de esas familias a las que el tren les ponía en marcha cada vez que pasaba, para continuar con sus rutinas diarias una vez se había ido. Que Marta se enganchó a la felicidad de, al principio, hacerse entender solo con gestos para, con el tiempo, dominar el idioma que hoy le une a esta comunidad. Esta gota cuenta que jugar es de por sí un “idioma internacional” y que fueron muchos los niños que quisieron jugar con Marta. Del juego al aprendizaje hay solo un paso por lo que Marta, cuenta nuestra gota, decidió dar un paso más…Y…

…como una gota que cae en el agua y va creando pequeñas ondas a su alrededor hasta convertirse en grandes círculos, Marta pidió ayuda económica a su círculo más próximo expandiéndose éste, sin esperarlo, a una distancia inimaginable…

Comenzaron con una campaña navideña de quince días con el objetivo de comprar “solo” algo de material escolar para algunos niños. La respuesta fue tan buena que no solo lograron comprar material escolar para 150 niños, si no que les dio para hacer una pequeña fiesta, comprar 400 mantas que los voluntarios se encargaron de repartir y el resto destinarlo a otros proyectos…

Cuenta nuestra gota que, hace tres años con apoyo económico de esas “ondas expansivas”, Marta consiguió construir una escuela. Eran tantos los niños que querían beneficiarse de poder estudiar que se les pidió a los padres que se comprometieran a llevarles a la escuela una vez hubieran recibido el material escolar.

Algunos de los jóvenes han llegado a ir incluso a la Universidad y lo llamativo es que han vuelto a su comunidad porque para ellos, lo importante, es estar juntos. Llamativo también o chocante es verles con móviles de última generación en las manos viviendo “como siempre”, en ese lugar “donde-nadie-quería-ir” porque para lo que nosotros “en nuestro mundo” es importante, para ellos no lo es tanto…

Esta mañana era Sofía, amiga de Marta y profesora de la Escuela Libre Micael, quien les contaba a los alumnos de 6º y 1º de la ESO la historia de Marta y su “gota en el océano”. Sofía también ha querido transmitirles su agradecimiento pues, a raíz de desempolvar algunas de las fotografías de archivo de cuando ella estuvo allí como voluntaria; le han entrado unas ganas enoooormes de volver y ya está soñando con regresar el próximo año para el décimo aniversario de la asociación Gocce nell´oceano Onlus.

También les explicaba a los futuros escritores solidarios que, con el dinero recaudado de la venta de sus libros, iban a poder contribuir con el Taller de costura que este año han puesto en marcha.

Si el océano se forma gota a gota, si un traje se hace puntada a puntada; est@s chic@s, estoy segura, escribirán sus cuentos palabra a palabra…porque en CEN con C, como en la vida, cada gota, cada puntada y cada palabra “cuenta” 🙂

Share this article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *