ALAS DE ÁNGELES PARA ALADINA

¿Qué mejor manera que comenzar un lunes que con esta visión?

DSC_0002

 Son parte de los escritos que adornaban el hall del CEIP Los Ángeles. Tan absorta estaba en su lectura que no he visto llegar a Belén y Virgina (profes de 5 años) que junto a Eva (profe de 4º) han decidido que los escritos de sus niños, no se queden en meros adornos pasajeros. Ellas han apostado mucho más alto, dispuestas a que las “letras” de sus niños traspasen las paredes del colegio.

¿Cómo? Pues en este caso lo tenemos claro.

¡CON ALAS! Las de sus ángeles.

Y si además colaboran con la Fundación Aladina, no nos cabe la menor duda de que también harán uso de su alfombra voladora y su lámpara maravillosa.

Primero han llegado los alumnos de 4º de primaria. Han demostrado ser una clase espectacularmente creativa, participativa y madura en todo momento.

Les hemos contado, cómo no, el comienzo de nuestra historia y hemos podido percibir un brillo especial en sus ojos al saber que, este año, uno de los 43 libros solidarios publicados será el suyo.

A continuación Ishtar, la Directora de la Fundación Aladina con la que llevamos colaborando desde el primer año de este proyecto, les ha contado a los niños que existen “otras realidades” diferentes a las suyas. “Otras vidas de otros niños” muy parecidos a ellos que, sin embargo, nada tienen que ver con la vida que ellos llevan.

La Fundación Aladina lleva desde el año 2005 ayudando a que niños con cáncer y sus familiares recuperen la sonrisa. Ishtar les ha hecho especial hincapié en la GRAN SUERTE que tienen de poder ir al colegio, estar con sus amigos, con su familia, ir al parque, jugar al fútbol, pelearse con sus hermanos, madrugar para ir al cole, aguantar las regañinas de mamá y papá…es decir, de llevar una vida normal. Porque mientras, otros niños como ellos, tienen que enfrentarse todos los días a unas rutinas de pinchazos, pruebas y más pruebas, comida de hospital, las paredes de su habitación…Eso sí. También disponen de tiempo de ocio y tiempo para olvidarse de por qué están allí. Con ayuda de profesionales de la medicina y el gran equipo humano de la Fundación Aladina.

Dicho esto hemos pasado a la ronda de preguntas y de pensamientos en voz alta que tanto a Ishtar como a mí, nos ha dejado de piedra dada su corta edad.

DIGITAL CAMERA

 Por poneros varios ejemplos:

–          ¿Cómo se forma el cáncer? – pregunta Alba muy seria.

–          Esa es una pregunta muy buena –contesta Ishtar. En realidad nadie lo sabe todavía con certeza. Lo que sí sabemos es que un día, de pronto una de nuestras células muta, cambia y se vuelve mala. Y entonces empieza a atacar partes de nuestro cuerpo.

–          ¿Quién se cura antes un niño o una persona mayor? – vuelve a preguntar Alba.

–          Pues depende del tipo de cáncer– contesta Ishtar.

–          Mi abuelo tuvo cáncer y se curó. Luego se murió de otra cosa pero del cáncer se curó. Además, para que Alba se quede tranquila – dice uno de sus compañeros – el cáncer no se contagia.

–          ¿Y si no se contagia por qué hay que estar en un hospital? – vuelve a la carga Alba.

–          Pues porque tienen que someterse a muchos tratamientos y se necesitan máquinas especiales que en las casas no se podrían llevar.

–          ¿Y…por qué algunos hospitales valen dinero? – pregunta otro de los chicos.

–          ¡Vaya! – comenta Isthar. Esa pregunta en concreto no te la puedo contestar pero sí te diré que nosotros solo trabajamos en hospitales públicos donde no hace falta pagar dinero para ir allí.

–          Ya, ya – vuelve a la carga el mismo “ángel”. Pero…¿ y si te pones malo y resulta que el hospital que te pilla más cerca de casa está al lado de tu casa y es de lo que hay que pagar y no tienes dinero…?

–          Bueno – contesta Ishtar. Siempre puedes ir a uno público que no cuesta dinero…

–          ¿Se puede curar el cáncer? – pregunta otro de nuestros incansables chicos.

–          Por supuesto que sí. El 80% de los casos se curan – les informa Ishtar.

–          Vaya, pues qué pena por el otro 20% que no su cura – apunta otro de los chicos.

–          ¿Y puedes hacerte pasar por un niño con cáncer? – pregunta otro de los más intrépidos (claro, después de haber escuchado a Ishtar que los niños en los hospitales tienen una sala estupenda llena de videoconsolas, wiffi todo el día y videojuegos..)

–          Pues no – (Ishtar se pone seria al hablar de ello). De verdad, no quiero que penséis que el cáncer es algo bueno por no tener que ir al cole y poder jugar a los videojuegos. Todos y cada uno de los niños que están ahora mismo en los hospitales renunciarían sin dudarlo a todo lo que tienen allí por poder curarse.

Y tras esta agotadora pero enriquecedora tanda de preguntas han entrado los ángeles más pequeños. Los de 5 años. Para ellos la charla ha ido más enfocada a los maravillosos cuentos y dibujos que van a hacer para poder ayudar a otros niños que están malitos en los hospitales. Espontáneos, divertidos y ocurrentes por supuesto. Con 5 años no cabe esperar otra cosa distinta…¿o si…?

DSC_0005

Ishtar les ha repartido a todos y cada uno de ellos (grandes y pequeños) una cartulina con una lámpara de Aladina para que escriban mensajes o dibujen algo a los niños de los hospitales. Y por supuesto, les ha regalado a todos la pulsera de la suerte de Aladina. Esa a la que, al atarla, hay que pedir un deseo y no quitártela hasta que se caiga solita.

Raíces y ALAS

No necesitamos nada más.

raices  y alas 6

 

 

 

Share this article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *