Corazones ROJOS y un punto NEGRO

Este año, el color de las cubiertas de los libros es el rojo. Rojo como nuestros corazones…pero esta mañana el color negro ha sido también protagonista entre los alumnos de 5º de Primaria del CEIP San José Obrero, que nos esperaban para asistir a la presentación de su libro Pedacitos de cielo en favor de la Fundación Menudos Corazones.

SAN JOSE

He querido experimentar con ellos algo que había leído no hace mucho. Para ello he necesitado tres voluntarios. Uno de ellos ha permanecido en clase y los otros dos han salido al pasillo. Al primer voluntario le he mostrado una hoja en blanco con un punto negro dibujado en el centro y le he pedido que explicara al resto de la clase lo que veía. Luego hemos hecho entrar al segundo voluntario y cuando ha terminado su descripción ha entrado el tercero para contarnos lo que estaba viendo.

punto negro

Los tres, sin excepción, se han referido al punto negro de diferentes formas. A pesar de mencionar que el punto negro estaba dibujado dentro de una hoja en blanco, toda su atención se ha centrado en la forma, intensidad de color y tamaño del pequeño punto negro que estaba en el centro de la hoja en blanco.

Con este sencillo experimento pretendía hacerles ver que algo parecido ocurre en nuestra vida. En ella tenemos una hoja en blanco enteeeeera, para ver y aprovechar, PERO nos centramos en los pequeños puntos negros que aparecen en ella.

La vida, nuestra hoja en blanco, es un regalo de la naturaleza que nos es dada con cariño y amor.

Siemmmmmpre tenemos suficientes motivos para alegrarnos: por nuestra familia, por los amigos que nos apoyan, por nuestra salud, por los milagros que nos suceden diariamente, y no obstante insistimos en mirar el punto negro. Ese punto negro puede ser: la decepción de un amigo, la carencia de un bien material que deseamos, el pequeño problema de salud que nos afecta, la falta de dinero o la difícil relación con un familiar.

Los puntos negros son mínimos en comparación con toooooodo lo que diariamente tenemos, PERO ellos ocupan nuestra mente en todo momento.

Tras esta breve reflexión y con el firme propósito de ser en cada momento la mejor persona que podamos ser en ese instante para sacar nuestra atención de los puntos negros; hemos leído el Cuento de cuentos de la Fundación Menudos Corazones y hemos terminado con la esperada entrega de Pedacitos de cielo.

Al recibir sus ejemplares de regalo se ha desencadenado entre los autores una frenética fiebre por obtener las firmas de sus compañeros, la de su profesora y la mía propia.

“Soy famoso” – se ha oído al fondo de la clase.

Me he girado y he visto a uno de los chicos agobiado porque no daba abasto con tantos libros por firmar. Es otro de los momentos mágicos que no canso de vivir y revivir.

-“No lo dejes. No dejes este proyecto nunca” – me decía Raquel, la profesora autora del prólogo.

Ella ha sido escritora de otros prólogos en otro centro educativo de Pozuelo y ha vivido más de una, más de dos y más de tres presentaciones junto a mí. Y no por ello esta mañana ha dejado de emocionarse…

foto grupo libro

Mañana nos esperan los colegios de Gonzalo Fernández de Córdoba y Pinar Prados de Torrejón.

Share this article

One thought on “Corazones ROJOS y un punto NEGRO

  1. Afortunadamente las hojas del libro de tu vida están llenas de puntos de mil colores.
    Habrá negros, pocos, pero cuando tengas que presentar tu obra, sólo se verán los miles de puntos de mil colores que llenarán las páginas de ese maravilloso libro que se llama MARIA JESUS.
    Gracias por la felicidad que de rehaz o, me das.
    Un abrazo
    Pedro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *