IMPOSIBLE NO, IMPARABLE

Siempre he pensado que es nuestra responsabilidad poner nuestros talentos o dones al servicio de los demás. Sin miedo al fracaso. El miedo solo te limita. Encontrar tu pasión y poner tu talento al servicio de los demás, provoca que se produzca algo mágico capaz de guiarte hasta lo imposible.

Quienes me conocen bien dicen que soy “más terca que una mula” (mis hijos reducen esta expresión a una sola palabra: “pesada”) pero es que hace falta mucha determinación para hacer realidad una idea que para muchos es imposible.

Imposible para muchos…pero cuando lo ves, cuando TE VES con ese primer libro solidario en tus manos y eres capaz de oler el papel que desprenden sus páginas, contemplar el brillo de su portada y sentirte plenamente satisfecha tras haber hecho felices a otros gracias al trabajo que “se-te-da-bien-realizar”…entonces te conviertes en imparable”.

Y ya no hay marcha atrás.

Y es que tras ese primer libro solidario, que para muchos era imposible publicar, han llegado 224 libros más. Y los que quedan, espero, sólo por el ánimo y los “no dejes este proyecto nunca por favor” que me llegan año tras año.

Pues bien, 15 de esos libros han sido presentados hoy en el CEIP Legazpi en Arroyomolinos.

He llegado a casa agotada pero feliz. Feliz, precisamente, por haber hecho felices a 456 niños y 18 profesores regalando muuuchos momentos inolvidables y recibiendo otros tantos. Porque los hemos vivimos juntos y vivir…es compartir.

Yo regalo libros.

Ellos me regalan: nervios, sonrisas, abrazos, brillo en los ojos a punto del llanto, ilusión, agradecimiento, niños saliendo del aula  sin levantar la vista de la página en la que está impreso su cuento, niños y niñas firmándose y dedicándose sus ejemplares unos a otros durante el recreo, vítores a sus profes, muchos “me encantaaaaa”, un “¿sabes que mis amigas y yo estamos escribiendo más cuentos?” y mucha, mucha, mucha alegría.

Yo regalo libros.

Ellos me regalan: respeto por los demás al aguardar pacientemente con el libro boca abajo sin tocarlo, a que todos los compañeros hayan recibido sus ejemplare para, a la voz de “¡YA!”, poder verlos TODOS JUNTOS A LA VEZ…

Yo regalo libros.

Ellos me regalan fantásticas “fotografías de familia” o de grupo.

Como la de las cuatro clases de 4 años, los más peques y los más modositos que gracias a sus  profes han podido estrenarse como autores.

O la foto de las tres clases de 2º de primaria que han escrito tres maravillosos libros…

¡Sin olvidar a las tres clases de 3º de primaria!

Y qué decir tiene de las cuatro clases de 5º de primaria…deseando estaba que llegara ese momento para poder darle las gracias como se merecía a “mi alma gemela”, Lucía. La profe de 5º B que ha sido mi portavoz particular para coordinar el trabajo del resto de compañeros haciéndoles llegar todos mis mensajes sin importar la hora, el día o el lugar. La admiración es mutua…y lo sabes…Me alegra saber que “no te lo esperabas” y haberte dejado en estado de shock 🙂

Y por último y no menos importante las cuatro clases de 6º de primaria donde este curso escolar Esther, profe de 6º C, con la ilusión de rendirle un pequeño homenaje a su padre (“Pepe Ortega, poeta humorista” se hacía llamar) ha innovado con sus alumnos escribiendo un precioso libro de poesías. Estoy convencida de que éste no será el último libro escrito en verso que vea la luz…

Yo regalo libros.

Y la Pastelería La Golosina de Arroyomolinos ha querido regalar “dulces papeletas” para un sorteo a todos los escritores, niños y profesores. Porque La Golosina también tiene un don, un talento natural que también pone al servicio de los demás. El de endulzarnos la vida. En este caso aunque participen todos, sólo tres serán los afortunados de poder recibir los tres dulces premios que se sortearán a primeros de junio en el colegio de entre todas las papeletas que lleguen a La Golosina.

¡Mucha suerte a todos!

Mañana recibo en el salón de mi casa a los 2.525 libros restantes. Ya llevamos repartidos 2.351. La agenda está a rebosar de días marcados en amarillo fluorescente indicándome que todavía quedan 12 colegios a los que regalar libros. Y sonrisas. Muchas sonrisas. Como las que sacarán nuestros amigos de Payasosalud a los pacientes de los hospitales gracias a la publicación de estos 15 libros en el CEIP Legazpi de Arroyomolinos.

A la vuelta del puente de mayo…¡MÁS!

Share this article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *