Namasté y Viaje a Katmandú llegan al Liceo Sorolla

Namasté es una palabra hindú que se utiliza como saludo y despedida y eso es lo que han hecho los alumnos de 5º y 6º de Primaria del Colegio Liceo Sorolla “C”: saludar a los preciosos ejemplares de libros solidarios que hoy han llegado a sus aulas.

El verdadero significado de Namasté  por lo visto es:

Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside.

Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz.

Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno.

Sus títulos hablan por sí solos: Namasté y Viaje a Katmandú pero sus portadas…sus portadas como dice Toni (el Coordinador de The Direct Help Foundation) ¡están llenas de vida!

Estas portadas, como les explicábamos hoy a los alumn@s de 5º y 6º de Primaria, las han realizado adolescentes nepalíes que, lejos de vivir quejándose por lo que no tienen, son capaces de ver la vida llena de luz y de color. ¿Y nosotros? ¿Valoramos realmente el día a día que nos brinda un nuevo amanecer o la frustración de no tener lo que creemos que nos haría felices nos impide disfrutar el momento…?

Deberíamos pararnos a reflexionar. Lo que importa verdaderamente en la vida no son los objetivos que nos marcamos, sino los caminos que seguimos para lograrlos.

Nuestro objetivo a simple vista parecía publicar estos libros, pero el camino que hemos elegido: el de dedicarle tiempo y esfuerzo, el de conocer a las maravillosas docentes que han impulsado este proyecto, a los miembros de esta Fundación que luchan por que las personas puedan tener una educación y una formación profesional y a los alumnos que hoy sostenían en sus manos este arcoíris de colores….es lo que realmente hace que el logro de nuestro objetivo merezca la pena.

Desde aquí enviarle un cariñoso saludo a Don Francisco González Orozco que ha dedicado su vida profesional a la enseñanza dedicando sonrisas y palabras sinceras días tras día y que gracias a ello, muchas generaciones de alumnos llevan su huella en sus corazones.

Y a modo de despedida para finalizar esta entrada del blog, qué mejor que un sencillo:

¡NAMASTÉ!

 

 

 

Share this article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *