¡Un magnífico día de perros!

Por fin encuentro un rato para poder volcar las fotografías tomadas desde mi móvil al ordenador. Mi hijo pequeño Iván las observa con curiosidad.

– Mami, ¿por qué tienes tantas fotos de perros? – pregunta.

– Son de una Asociación que trabaja con animales para ayudar a las personas – contesto sin levantar la vista del ordenador.

– ¡Vaya! – exclama. Eso sí que es tener un día de perros – comenta con esas ocurrencias tan “geniológicas” que suele tener.

Sonrío, levanto la vista del ordenador mientras le miro divertida y pienso para mi: “Pues sí, la verdad es que he tenido un magnífico día de perros.”

He de dedir que mi madre nunca quiso animales en casa…entiendo que con cuatro hijos en menos de cinco años, bastantes “animaladas” tenía que soportar  ya por nuestra parte como para añadir una más. Fruto de ello quizás, he seguido sus pasos cubriendo mi cupo de “animaladas” con tres hijos varones (todo hay que decirlo) en menos de cinco años.

Pero he de reconocer que, esta semana, tras las visitas de la Asociación Animalwelfare a los CEIP Gonzalo Fdez. de Córdoba (más conocido como “Gran Capitán”) y CEIP Pinar Prados de Torrejón, mi visión de los animales (y concretamente de los perros) es otra muy distinta de la que tenía.

Leo, Wini y Ava han sido los principales culpables. Ellos y, cómo no, sus entrenadores Ernesto y Palmira. (Abajo Ernesto con Ava de color blanco y Leo color marrón)

DSC_0008

DSC_0038

¡Recoge tu ropa! ¡Ven aquí ahora mismo! ¡Estoy harta de repetir siempre lo mismo! ¡Si no os calláis inmediatamente os quedáis sin recreo!…

Son frases que a más de un padre, madre o “profe” es probable que, lamentablemente, nos suene (me incluyo, por supuesto).

¿Por qué? La respuesta es simple: pensamos que si no nos imponemos, si no elevamos nuestra voz, si no amenazamos constantemente a nuestros hijos/alumnos…es imposible que nos hagan caso.

Ernesto y Palmira han echado por tierra nuestra teoría dándonos a todos una lección para aplicar en nuestras vidas. Ellos creen firmemente en focalizar más nuestros esfuerzos en fomentar en los demás “el placer de hacer las cosas bien” y de “satisfacer a quien nos lo está pidiendo de forma educada”.

Animalwelfare, la asociación a la que pertenecen, no cree en la enseñanza a base de castigos ni correcciones. Ellos no quieren un animal que obedezca por miedo a ser castigado. Quieren un animal que ofrezca un buen comportamiento por el simple placer de hacer las cosas bien y de satisfacer a su compañero humano. Educan a los animales desde la creación de comportamientos, nunca desde la destrucción. Con menos correcciones y más recompensas crean animales con la voluntad de atender y realizar las tareas que se requieran de él, por difíciles que éstas sean.

¿Acaso no deberíamos hacer nosotros lo mismo con nuestros hijos? ¿Acaso estimularles y recompensarles reforzándoles positivamente no es mucho mejor que castigarles y corregirles continuamente…?

Sus perros no son de pedigree, son perros que han recibido una segunda oportunidad. A Leo lo descubrieron dentro de una caja de zapatos cuando apenas tenía un día o dos de vida junto a sus hermanos. Wini fue rescatada por internet de un dueño que ya no la quería y Ava se la encontró Palmira deambulando por una carretera en Navas del Rey. Perros, en un principio, faltos de cariño, con sus respectivos traumas a los que entrenan y educan desde el respeto y el refuerzo positivo con grandes dosis de amor y comprensión.

Ejercicos aparentemente tan sencillos como conseguir que nos den la pata, se tumben, se arrastren, salten o que permanezcan quietos; llevan mucho tiempo. Más del que nos imaginamos. En torno a un año del orden de 3 o 4 horas diarias de entrenamiento.

  DSC_0031

DSC_0048Pero… ¿cómo conseguirlo? Animalwelfare ha encontrado una fórmula mágica que funciona, ¡vaya si funciona! Primero entrenan a sus perros y luego los introducen en  programas educativos que buscan promover el conocimiento y el respeto del mundo animal y del medio ambiente en general.

En las visitas de sensibilización a los colegios, Ernesto y Palmira,  les han mostrado a los niños los tipos de perros de ayuda social:

–         Los perros guía y perros señal: asisten a personas con deficiencia visual.

–         Los perros de servicio: asisten a personas con movilidad reducida.

–      Los perros aviso o alerta: detectan enfermedades o ataques como la diabetes, epilepsia o células cancerígenas.

–     Los perros terapia: son especialistas en actividades con personas con necesidades especiales como el síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral o Alzheimer).

DSC_0004en la clase DSC_0013Les han enseñado cómo acercarse a un perro, cómo tocarle, cómo hablarle y cómo conseguir que haga lo que nosotros queremos desde el cariño, el afecto, la estimulación y el refuerzo positivo.

Para finalizar les han hecho una pequeña demostración. En el Gran Capitán se han servido para ello de la ayuda de algunos voluntarios seleccionados al azar, que han puesto en práctico lo enseñado.

DSC_0052 DSC_0045 DSC_0042 DSC_0040

Está claro que una frase del tipo:

Por favor cariño, ¿serías tan amable de recoger la ropa que has dejado tirada en el baño? – acompañada de una sonrisa…

…Nos lleva más tiempo y que es más costosa (especialmente al final de un largo día) que un:

 ¡RECOGE TU ROPA YA!

Pero quizás, solo quizás, a la larga, es probable, que la primera resulte más efectiva.

OS ANIMO A TODOS A COMPROBARLO.

DSC_0058

Share this article

2 thoughts on “¡Un magnífico día de perros!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *