LOS “INCONDICIONALES” DE CEN CON C

“Los incondicionales” en CEN con C son esas personas que están ahí desde que el proyecto llegó a sus vidas y lo viven y lo sienten como un regalo. La mayoría lo han visto crecer a lo largo de más de una década ya y saben VER MÁS ALLÁ de la simple publicación de unos libros. A “mis incondicionales” los siento como padres y madres adoptivos de “este cuarto hijo” que la vida un día me puso en mi camino. Ellos refuerzan, años tras año, ese sexto sentido que me dice que sí, que MERECE LA PENA seguir apostando por este proyecto aunque no siempre el viento sople a favor. Ellos, con su participación, con sus palabras de agradecimiento y admiración hacen que este proyecto siga creciendo no solo en número de libros publicados o de donaciones a las causas solidarias; si no en “esas cosas” no tangibles, no cuantificables, no visibles a los ojos SI NO SABES MIRAR, no palpables pero que palpitan en tu corazón y te proporcionan momentos de dicha afortunadamente imposibles de describir porque están hechos para ser VIVIDOS y no para ser contados ni descritos.

Una de estas personas es Marta del Colegio Sagrado Corazón Padres Capuchinos que todos los años colaboran con AFAS (Asociación Franciscana de Apoyo Social).

Ayer estuve con ella un año más para hacer entrega de casi una sexagena de ejemplares a alumn@s de 1º de la ESO que ella sola se encarga de organizar y coordinar.

Durante la entrega del ejemplar de regalo solo les pido una cosa: “no tocar el libro hasta que el/la último/a compañero/a lo tengo en sus manos”. Aparentemente algo sencillo pero… ¡son tantas las ganas que tienen TODOS de ver su cuento! que, esperar pacientemente la entrega de casi 60 ejemplares, se les hace una eternidad. Ya lo dijo en su día Einstein: “el tiempo es relativo” o, lo que es lo mismo, “el tiempo que dura un minuto depende del lado de la puerta del baño en que te encuentres”.

Tras la entrega de libros, que al final no se hizo tan larga porque en lugar de llamarles por su nombre y apellidos, leo el título del cuento que escribieron en su día (donde, hay de toooodos los colores como en la viña del Señor), nos hicimos nuestra habitual foto de familia en una escalinata de lujo.

 

Y para lujo la frase que me regaló Marta antes de irme:

“Solo el año pasado por demasiada carga de trabajo no participé en CEN con C pero HOY tengo claro que dejaré de hacer otras cosas o me organizaré de otra forma pero no dejaré de ofrecerles este proyecto a mis alumnos por toda la  ILUSIÓN con la que viven todas y cada una de las fases del proyecto.”

Marta, te tomo la palabra, el curso que viene ¡CUENTO contigo!

Y ya para terminar y por eso de haber comenzado hablado de “mis incondicionales”, me gustaría hacer un agradecimiento especial a dos personas que SIEMPRE me mandan su feedback de todas y cada una de las entradas del blog: Pedro y Camino.

Gracias por ser “fans incondicionales” de CEN con C, por saber VER MÁS ALLÁ, por querer y SABER transmitírmelo porque no todo el mundo tiene el don o la capacidad de saber cómo hacerlo y eso IMPORTA… ¡claro que IMPORTA!

Share this article

One thought on “LOS “INCONDICIONALES” DE CEN CON C

  1. Gracias María Jesús por considerarme un incondicional, que lo soy.
    Y, desde luego, pienso que cada una de las presentaciones de los libros son peldaños que, seguro, a algunos de sus pequeños autores llevará a la fama, y
    a ti a LA GLORIA.
    Un abrazo, o codazo que aún estamos en pandemia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *