HOY ES UN REGALO, POR ESO SE LLAMA PRESENTE

Hoy os propongo una adivinanza:

¿Qué tienen en común Kunfú Panda, Mickey Mouse, Clash of Clans, un equipo de limpieza, un buen cocinero, el diario Marca y la leucemia infantil?

Si no eres capaz de encontrar la solución aquí la tienes: Eduardo.

Si quieres conocer sus similitudes te animo a seguir leyendo.

Eduardo es el padre de Mateo. A muchos os sonará el #médulaparaMateo.

Mateo nació hace siete años y al mes de vida le diagnosticaron leucemia.

Eduardo les ha explicado esta mañana a los alumnos de 5º del CEBIP Pinar Prados de Torrejón lo que era la leucemia haciendo el símil con el juego de Clash of Clans que, para el que no lo conozca, se trata de defender tu aldea de tus enemigos; y usando una metáfora con el colegio (como el cuerpo humano) y sus distintos departamentos (a modo de las distintas partes del cuerpo).

Exif_JPEG_420

¿Qué pasa cuando las personas encargadas de limpiar el colegio todos los días no detectan una célula mala escondida en el salón de actos? Pues que esa célula aprovecha el descuido y empieza a hacer fotocopias de sí misma hasta crear todo un equipazo. Desde Dirección del colegio mandan al equipo de limpieza habitual pero como no consiguen ni derribar la puerta, llaman a la policía y a los bomberos y… ni por esas. Entonces, para asegurarse una limpieza absoluta y total, deciden darle “quimio” al colegio entero no vaya a ser que haya alguna otra célula mala escondida en otro lugar sin ellos saberlo. Y la “quimio” llega en forma de Equipo A, policía y bomberos con la misión de no dejar nada. Ni las cosas que servían. Por eso el colegio durante un tiempo se queda sin recursos: sin libros, sillas, mesas, etc… Y sin las células malas también.

En ese momento hay que estar muy alerta. Si estuviéramos jugando al Clash of Clans sería el momento de volver a generar nuevas defensas antes de que el enemigo volviera al ataque.

Si seguimos con el símil del colegio es cuando desde Dirección deciden hacer un trasplante de médula. Como las células se generan en la cocina (médula) deciden cambiar de cocinero. ¡No escogen a cualquiera claro! Escogen al que mejor creen que va a ser capaz de cocinar células nuevas lo más compatibles con todos los lugares del colegio.

¿Y cuánto tarda el nuevo cocinero en llegar al colegio? Pues, según nos contaba Eduardo, no llega ni a un capítulo de Mickey Mousse.  Nos contaba recordar estar en la habitación del hospital con Mateo y no llegar a la canción de las Mickey-herramientas cuando a Mateo ya le habían hecho el trasplante de médula.

Como decía Eduardo, el trasplante es la parte “fácil”. Lo complicado es encontrar un donante compatible con la persona que la necesita.

Pero Mateo lo encontró. Cuando tenía un añito y gracias a un médico de “uno de los buenos”, Antonio Pérez Martínez, Mateo se curó. Pasaron dos años muy duros pero todo salió bien. Eduardo se sintió tan agradecido que decidió dejar su trabajo como periodista en el diario El Marca y marcarse un gol en propia puerta para seguir jugando en otra liga: la de la solidaridad. Se dio cuenta lo importante que era la investigación y decidió ayudar a recaudar dinero para dárselo a ese médico de “uno de los buenos” para acabar con “algunos malos”. Primero fue colaborador de la Fundación Unoentrecienmil que es cuando nos conocimos hace tres años cuando unos peques de 5 años del CEIP Pablo Sarasate decidieron escribir cuentos para colaborar con ella.

Hoy pertenece a la Fundación Criscontraelcáncer que fundó otra mujer agradecida a la vida por haberse curado del cáncer.

AGRADECIMIENTO es la palabra que llega a mi vida desde que mi padre me acompaña, como hace Vicky con su madre Laura, desde el cielo. Es ya una costumbre en mi familia hacer una pequeña pausa a la hora de comer para agradecer el simple hecho de estar sanos. Algo que no valoramos hasta que la enfermedad llega.

Eduardo ha querido ir un poquito más allá y ha compartido con los chicos y chicas la mayor lección que ha aprendido de todo lo vivido con su peque Mateo. Y no, no es algo que dijera un gran pensador o filósofo griego ni un científico reconocido. Lo dijo el sabio Maestro Shifu en la “peli” favorita de Lucas (el hermano mayor de Mateo); Kunfú Panda:

El ayer es historia,

el futuro es un misterio,

el hoy es un regalo, por eso se le llama PRESENTE.

Eduardo se dio cuenta de que la mayoría de las personas vivimos sin darle importancia a las pequeñas cosas. Él, que pasó dos meses en una habitación minúscula con muchas más precauciones de las que ahora se toman por la pandemia del COVID, sabe bien de lo que habla. Para él y su mujer, con quien se turnaba para poder salir de ese pequeño habitáculo a otra habitación donde les habían dejado ropa limpia para poder cambiarse, no es de extrañar que el confinamiento haya sido un paseo y sepan valorar la rutina del día a día en una familia normal haciendo cosas normales.

Y si de AGRADECIMIENTO hablamos, no podemos dejar de mencionar a Meri que hoy está que no se lo cree.

Meri es la mamá de Lucía, una preciosa niña de 5 años a la que, como a Mateo, le diagnosticaron también leucemia. Hoy Meri tenía intención de acompañar a Eduardo para compartir su experiencia y agradecer a los chicos su gesto al colaborar con la investigación del cáncer infantil. Pero ayer por la tarde me llamó hecha un manojo de nervios porque los resultados que le iban a dar esa mañana para saber si la enfermedad de Lucía había remitido o seguía avanzando, no se los daban hasta hoy.

Mientras Eduardo y los chicos de 5º estábamos en el salón de actos, Lucía estaba con su madre en el “momento cuento” haciendo tiempo hasta que llegara la hora de “la noticia”.

Si mi última entrada del blog hablaba del poder de las palabras y del color dorado, creo que para Meri y Javi, padres de Lucía, unir dos de ellas como son  “REMISIÓN COMPLETA” en una sola frase te hacen tocar literalmente el cielo y, como dice Meri, estar en una nube.

Comparto aquí su mensaje de Instagram de esta mañana al conocer la buena noticia:

Y ya para cerrar el círculo deciros que los compañeros de Lucía, alumnos de 5 años del CEIP Gonzalo Fernández de Córdoba, van a escribir cuentos para colaborar también con la Fundación Criscontraelcácer. Y no, no es una casualidad, es una CAUSAlidad. Eduardo supo por CEN con C que un colegio iba a colaborar con ellos porque una de las alumnas del centro tenía leucemia pero él no sabía que se trataba de Lucía cuyo caso conocía y estaba en contacto con Meri. A su vez a Meri desde el colegio le informaron del proyecto de CEN con C y su intención de colaborar con una causa que apoyara la investigación de la leucemia infantil pero no sabía que iba a ser precisamente para el proyecto que Eduardo estaba poniendo en marcha. Cuando yo contacté con ellos por separado para hablarles del proyecto no sabía que se conocían…así que imaginaros la sorpresa para todos cuando supimos que todos, sin saberlo, estábamos conectados. Y ya si os cuento que Eduardo, Laura (Presidenta de El sueño de Vick) y Marta (autora de Piedras en los bolsillos y couch de acompañamiento oncológico) se conocen y que precisamente esta tarde Laura y Marta han realizado un directo desde Instagram sobre el cáncer infantil…seguro que a estas alturas de la película no sorprende a nadie.

Aprovecho para desearos a todos una FELIZ NAVIDAD llena de AGRADECIMIENTO por “el verdadero bordado de Dios” pues, aunque desde nuestra posición terrenal solo vemos algo confuso y desordenado,

el día que nuestra alma ascienda y lo vea desde el cielo seremos capaces de comprender que, desde el principio, había un plan perfecto para el bordado de nuestra vida.

¡FELIZ NAVIDAD!

EL PODER DE LAS PALABRAS Y DEL COLOR DORADO

Ya desde pequeña, cuando devoraba un libro tras otro, era fan de las palabras para transmitir y despertar emociones y sentimientos. Creo en su fuerza, su valor y su magia por mucho que digan que una imagen vale más que mil palabras…

Especialmente me maravillan las que llevan una historia escrita en sí mismas. Las hay en todos los idiomas y colores pero mis preferidas son las japonesas y hoy, que escribo sobre Laura, me llega, como caída del cielo, la palabra Gaman (我慢) escrita en color dorado que es el color del cáncer infantil.

Gaman significa resistir, seguir luchando a pesar de que todo indique que deberías rendirte y abandonar todo esfuerzo. Pero no lo haces; sigues luchando.

Eso es Gaman y eso, en esencia, es Laura.

Laura resistió la enfermedad de su hija Vicky pintándose una sonrisa en la cara todas las mañanas. Jugó al escondite con su hija de dos años en una habitación de hospital un día sí y otro también. Disfrutándolo. Valorándolo. Engullía, junto con otra madre-compañera-de-hospital, las revistas del corazón para tratar de  burlar lo dramático de su situación. Y aunque todo indicaba “que debía rendirse y abandonar todo esfuerzo”, no lo hizo. No porque “no le quedara otra que estar ahí y darlo todo” como me dijo Marta Brule, madre de Guille afectado de un cáncer-muy-muy-muy-complicado-de-contar y “CAUSAlmente” amiga de Laura, el día que quedé con ella para que me firmara mi ejemplar de su libro Piedras en los bolsillos. Porque como a Marta, a Laura también le quedaba otra.

A ambas les quedaban muchas otras alternativas, muchas otras actitudes,  muchas otras reacciones y acciones que tomar. Y las dos eligieron libremente, pudiendo haber elegido otras muchas, la de “pelearle al de Arriba” cada segundo de la vida de sus hijos Guille y Vicky.

Recojo las palabras que en su día escribí sobre Marta haciéndolas extensivas hoy a Laura y a todas las madres coraje (Meri-mamá-de-Lucía , Ana os pienso en este instante) que cada día tienen la opción de elegir y:

  • Eligen, pudiendo elegir rendirse, luchar.
  • Eligen, pudiendo elegir bajar los brazos, levantar el puño a lo Escarlata O´hara.
  • Eligen, pudiendo sumirse en la tristeza, ofrecerle a sus hij@s la mejor de sus sonrisas.
  • Eligen, pudiendo creer que es imposible, hacerlo posible.
  • Eligen, pudiendo soltar el otro lado de la cuerda, sostenerla y agarrarla fuerte.
  • Eligen, pudiendo elegir estar solas en su lucha, creer en la fuerza de los demás.
  • Eligen, pudiendo elegir confiar solamente en sus pequeños círculos de familiares y amigos, confiar en agrandar el círculo hasta el infinito y más allá.
  • Eligen, pudiendo sacar la peor versión de ellas mismas, convertirse en sus mejores versiones.
  • Eligen, pudiendo asumir una temprana derrota, una lejana VICTORIA.
  • Eligen, pudiendo darle la bienvenida a la muerte, mirarla de frente para luego darle la espalda y transformarla en un libro o en UN SUEÑO.

Y de estas dos últimas elecciones Laura eligió, pudiendo haber elegido no crear la Fundación El SUEÑO de VICKY por miedo a que le pudiera llevar a abrir de nuevo heridas cerradas y al sufrimiento, fundarla para compartir su experiencia vital con el único fin de transmitir al mundo el mensaje de que:

MIENTRAS HAY VIDA, HAY ESPERANZA

UNA ESPERANZA VESTIDA DE INVESTIGACIÓN

POR VICKY Y POR TODOS

PORQUE TODOS SOMOS VICKY

Por eso ayer, tanto Laura como yo, pudimos disfrutar de casi un centenar y medio de “pequeñas Vickys” en forma de niñ@s de siete clases de 5 años del Colegio Malvar en Arganda del Rey que este curso participan en el proyecto CEN con C.

Esta vez el Pirata Garrapata y el Cocodrilo Danilo no estuvieron solos…

La pequeña Vicky viajó hasta allí metida en una maleta de mimbre junto con su madre. Los niños pudieron verla y sentirla en doble formato: primero en formato figurita para acabar transformándose en formato  estrella luminosa, la que más brilla en el cielo ¡cómo no!

Exif_JPEG_420

Laura les supo explicar muy bien lo que es el cáncer hablándoles de células buenas y células malas. Les recordó la importancia de ponerse crema para proteger la piel, comer alimentos saludables para aumentar el número de células buenas, hacer deporte para fortalecerlas y no fumar para no destruirlas.

Las ocurrencias no tardaron en escucharse:

”Pues yo a mi abuelo le voy a esconder el vino y el tabaco”.

Y la verdad, según el tono y la seguridad con que lo dijo una rubita muy decidida, sé de un abuelo que se lo va a pasar en grande jugando a la búsqueda del tesoro con su nieta 🙂

No podría terminar esta crónica sobre el día de ayer sin mencionar otra palabra, esta vez no japonesa, que también engloba una historia: MACAEL.

MACAEL significa generosidad a manos llenas.

Marisol, Elena, Loli, Anabel, Cristina (la tata que como Vicky hoy es una estrella más) y Alberto son hermanos y residentes en Arganda del Rey en el mismo recinto familiar. Juntos como una piña pero no revueltos. Cuando la palabra “cáncer” llegó a su familia de manos de Jose, el marido de Anabel, se hicieron más piña si cabe. Mientras Jose se encargaba de matar “células malas” de su cuerpo, su hija Mara junto con sus primas Candela y Elena y sus tías mataban parte de su tiempo haciendo manualidades. Hicieron tantas que decidieron darle salida y su gran generosidad les llevó a organizar en su reciento familiar un mercadillo al que llamaron MACAEL (de MAra, CAndela y ELena). Todo lo recaudado lo donaron a la Fundación Aladina. Disfrutaron tanto, salió todo tan bien que eligieron repetir y volver a repetir hasta que, “como estaba escrito en las estrellas”, Laura llegó a sus vidas y con ella destinar la última recaudación a El sueño de Vicky.

Y ya para acabar la última conexión (o primera según se mire porque todo es relativo en esta vida).

Lorena, profesora de infantil del Colegio Malvar, supo de la existencia de El sueño de Vicky gracias al mercadillo MACAEL. Por eso, cuando apareció la combinación (cáncer + infantil + investigación) en su búsqueda, junto a sus compañeras de ciclo, por encontrar una causa solidaria con la que colaborar con los Cuentos Escritos por los Niños de 3º de infantil, eligió proponerles  la Fundación El sueño de Vicky.

Y así es como conocí a Laura

Podría seguir escribiendo sobre las múltiples CAUSAlidades, conexiones, sincronicidades y pequeños milagros que CEN con C me sigue regalando sin pedirlo y sin buscarlo…

Si El sueño de Vicky en esta experiencia terrenal fue el de regalar vida a niñ@s como ella, doy fe de que ya se ha cumplido con creces; pero es un sueño, tan, tan, tan bonito y tan, tan, tan necesario que merece la pena seguir soñando…

DE CÓMO LA ADVERSIDAD NOS INVITA A REIVENTARNOS DEJÁNDONOS MUDOS

¡Por fin nuestra primera visita de sensibilización de este curso 2020-21!

Contra todo pronóstico finalmente han sido 11 centros educativos con un total de 52 aulas los que han decidido recoger el guante del “desafío literario COVID19” para colaborar con 9 causas solidarias diferentes. Y hoy, por fin, nos hemos estrenado.

Los que me seguís habitualmente sabréis que en las visitas de sensibilización en la etapa de infantil me llevan “de la mano” el Pirata Garrapata y el Cocodrilo Danilo en un juego donde los niños demuestran su capacidad de ayuda avisando de la llegada del Cocodrilo Danilo al Pirata Garrapata cuando éste se queda dormido. Es una actuación de lo más sencilla, sin tablets, sin videos, sin pizarras digitales, sin música y SÍ con muchos gritos, nervios, risas, gran expectación y comentarios de lo más ocurrentes. Es increíble lo que un trozo de tela “con vida” puede despertar en los niños…

Dicho esto os podréis imaginar cómo me quedé cuando las profes de toda la etapa de infantil (14 clases en total) del Colegio Ntra Sra de Loreto-FESD me comunicaron que, debido a la “nueva realidad”, no podíamos hacer uso de ningún espacio de gran aforo del colegio donde agrupar a los niños teniendo que hacer sesiones individuales por aula…

Literalmente me quedé SIN PALABRAS.

¡Ni aun dividiendo las 14 aulas en dos días mi voz iba a poder aguantar semejante ritmo! Porque sí, una le echa muchas ganas, pero no es una actriz profesional y la voz aguda de falsete del Pirata Garrapata iba a terminar por pasarme factura sí o sí…a menos que…

A menos que, o bien redujera la sesión a la mínima expresión (cosa que no estaba por la labor) o bien ideara un medio por el cual el Pirata hablara lo menos posible. Y de la misma forma que me quedé yo, sin palabras, en ella encontré la solución: ¡el “nuevo” pirata Garrapata, además de tuerto, en esta “nueva realidad” iba a ser MUDO!

Y así ha sido. No solo ha salido bien sino que ha sido todo un éxito y un gran acierto porque hemos podido trabajar la inclusión de alguien diferente sin que ello provocara rechazo, risa, burla o sorpresa. Es más, los niños estaban encantados de poder ayudar a alguien que no podía hablar y yo más de poder descifrar el “lenguaje de signos improvisado” del Pirata sin tener que forzar mi voz.  Una prueba más de que solo frente a las adversidades nos vemos obligados a salir de “lo de siempre”, de nuestra zona de confort para adaptarnos a las nuevas circunstancias sin perder nuestra esencia, reinventándonos y creciendo.

Así pues esta mañana he quedado para el gran maratón de sesiones de visitas de sensibilización con Verónica, Fundadora de Saniclown y una gran enamorada de CEN con C a la que admiro profundamente por su entrega y su pasión, y parte de su gran equipo de Payasas de Hospital: Chapita, Volvoreta y Purpurina. Lo cierto es que nos hemos coordinado muy bien gracias a la cooperación de las “profes” que se han ido adaptando a nuestro ritmo quedándose algunas clases sin recreo y, en los casos en los que la seguridad lo permitía sin correr riesgos, hacer uso de la misma sesión para dos clases burbuja.

Exif_JPEG_420

Para el gran equipazo de Payasas de Hospital ha sido un verdadero regalo el poder actuar frente a un público infantil tan lindo y agradecido pues, debido a la pandemia, su labor en los hospitales ha desaparecido por el momento y estaban deseosas de ponerse “manos a la nariz”. No obstante, como Garrapata, también se han reiventado asistiendo actualmente a cuidados paliativos de hospitalización pediátrica domiciliaria, y produciendo programación de calidad para el canal gratuito del Hospital Niño Jesús que, al no recibir casi vistas, está teniendo por parte de los niños una mayor demanda. Con su magia, chispa, inventiva e ilusión han conseguido que los niños de 3 y 4 años viajaran en su nave de la imaginación hasta El Circo donde han presenciado un número de equilibrismo y algunos trucos de magia.

Esperamos que todo esto pase cuanto antes para que puedan volver a abrir “portales mágicos” en las habitaciones de los hospitales.

¿Por qué? Porque los payasos de hospital saben mucho de empatía, por eso cuando un niño dice algo que pone en “peligro” su idea, saben ir más allá… acercándose más a él. Un ejemplo el vivido con estos pequeños sin ir más lejos:

-¿Queréis que os cuente un secreto?- pregunta Volvoreta.

-¡Que la magia no existe! – contesta uno de los niños justo antes de que Volvoreta empezara su truco de Magia.

-Pues sí, ése era el secreto ¡que la Magia no existe! Y…si la Magia no existe…¡¡¡nosotros la podemos inventar!! ¿Inventamos la Magia chicos?

-¡¡Siiiii!!-han gritado todos-Y el que más fuerte lo ha hecho ha sido el descubridor del secreto.

Seguramente muchos hubiéramos caído en la tentación de convencer al niño de que sí, de que la Magia sí existe pero Volvoreta ha preferido darle la vuelta, empatizando, escuchando y aceptando al niño invitándole a su juego.

Y también de esa escucha de Saniclown, han añadido un nuevo concpeto a su Clown-Academia-Española como el de que  los payasos de Hospital son expertos en “Graciosidades”.

Mientras tanto, la próxima semana tienen una nueva cita tras la actuación del reinventado Pirata Garrapata-mudo para volar con los alumnos de 5 años hasta ese maravilloso mundo del Circo con todas las precauciones (casco, rodilleras, coderas, culeteras y…¡¡mascarilla!!). Ese día contaremos con Caroto, experto creador de “puertas humanizadas” y de pases de modelos, que sumará “momentazos” en las sesiones con l@s chic@s…doy fe de ello 😉

¡Gracias chicas por vuestra gran labor!

Exif_JPEG_420

Os habéis, o mejor dicho, nos hemos ganado un merecido descanso…

DIFERENTE Y DISTANTE PERO PRESENTE

Diferente y distante pero presente.

Sí, nuestras presentaciones de libros están siendo diferentes en tiempo y forma pero siguen estando presentes…que es de lo que se trata en estos tiempos en los que lo presencial se ha convertido en algo excepcional.

Hace una semana los alumnos de 1º de la ESO del Colegio Los Peñascales recibieron los libros que escribieron el curso pasado en 6º de primaria para colaborar con A.P.M.OU (la Asociación Cultural y Deportiva de Propietarios de Mascotas de Ourense). Nos quedaba un poquito lejos en su día para que vinieran a realizar una visita de sensibilización por lo que echamos manos de la tecnología y, mediante videos con preguntas y respuestas grabadas, se pudo llevar a cabo.

Hoy parece que todo nos queda un poquito lejos a pesar de estar cerca…

En muchos colegios no podemos entrar y en los que sí, tenemos que mantener distancia…de seguridad sí, sí…pero distancia.

Por eso agradecemos mucho a Alice, profesora de estos chic@s, que se tomara su tiempo para salir al aire libre y hacerles entrega de sus libros de cuentos con los que tanta ilusión escribieron para colaborar con una modesta Asociación que ya sabía antes de la pandemia (donde tener un perro para poder salir a la calle era todo un lujo) lo importantes que son las mascotas. Sin ir más lejos uno de sus fines reza así:

3.Fomentar respeto hacia los perros y promover conductas sociales positivas hacia los mismos, contribuyendo así al reconocimiento de su aportación a la sociedad como animales de compañía y/o de trabajo.

Esperemos que no haya que volver a vivir otro confinamiento para darle “valor” a nuestras mascotas…

Por nuestra parte, cuando todo apuntaba a escribir un (…) en nuestra trayectoria profesional, poder escribir una “,” y seguir presentes este curso escolar con los colegios que poco a poco nos han ido confirmando su participación…es poder poner ése punto de luz que tanta falta hace en este escenario tan oscuro que nos está tocando vivir.

TENEMOS DOS VIDAS

“Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando nos damos cuenta que solo tenemos una.”

Confucio.

A eso, los grandes místicos espirituales, es a lo que llaman “vivir despiertos” pues la mayor parte de nuestro tiempo, de nuestra “primera vida” vivimos dormidos…

Solo cuando tomamos conciencia de que estamos aquí de paso y de cómo nuestra vida puede cambiar en tan solo un segundo, valoramos lo que tenemos.

Y aun así…ni con esas…

¡Qué frase tan trillada de marzo hasta hoy la de “éramos felices y no lo sabíamos”! y qué poca trascendencia ha tenido en la mayoría de nosotros…

Seguimos igual de “dormidos” esperando a que “todo esto pase” para volver a ser felices de nuevo pero eso sí: con mascarilla, guardando la distancia de seguridad, reduciendo nuestra vida social al mínimo y tocándonos lo imprescindible…sin darnos cuenta de que “mientras esperamos” a que llegue “ese momento” lo único que va pasando es nuestra vida… ¡la única que tenemos! No somos conscientes de que solo disponemos del “momento presente” pues nada ni nadie puede garantizarnos el tiempo que nos queda en esta experiencia terrenal…

Por eso os invito a todos a “despertar”.

Personalmente me ayuda mucho practicar el agradecimiento en cada pequeña cosa que el día a día me ofrece. Son cosas sencillas y obvias pero que hoy sé que antes no valoraba como se merecen porque solía dar por sentado que seguirían ocurriendo día tras día. Hasta que “despiertas” y te das cuenta de que no es así… Y comienzas a ser consciente de la suerte que tienes de amanecer sin más en tu cama y no en la cama de un hospital (o bien por estar tú enfermo o por estar acompañando a un ser querido); o de lo afortunada que eres por poder disfrutar de una taza de café caliente saboreando realmente ese momento en el silencio de tu hogar en lugar de tragártelo sin más mientras estás “en otro lugar” (probablemente pensando en lo siguiente que vas a hacer) …La vida, esta vida, a sorbitos sabe mejor…

Da igual lo que ocurra fuera, las circunstancias externas no determinan nuestra felicidad…no es “lo que te pasa sino cómo reaccionas a lo que te pasa” lo que aporta sufrimiento a nuestras vidas…

Por eso, pequeñas cosas como la dedicatoria de Mª Ángeles, profesora y Jefa de Estudios este curso del CEIP Ágora en Brunete, que con tanto cariño me escribió el jueves pasado en mi ejemplar del libro VOLANDO TE CUENTO escrito el pasado curso escolar por los alumnos de 2º de primaria colaborando con Seo Birdlive…son grandes tesoros. Siempre lo fueron pero hoy, sin lugar a dudas, soy más consciente de ello…

Al igual que lo son los momentos vividos con esos pequeños escritores repartidos este curo en tres aulas pero sonriendo con los ojos y buscando emocionados su cuento publicado para mostrárselo con orgullos a los demás compañeros…siempre me he emocionado con todas y cada una de las presentaciones de los más de 350 publicados pero hoy, que trato de vivir “despierta” la mayor parte del tiempo, he verificado personalmente que cada pequeño sorbito que le doy a esta segunda vida lo saboreo con mayor intensidad…O quizá, solo quizás, simplemente, me estoy haciendo mayor 😉

SIEMPRE NOS QUEDARÁ “LA COMA”

Este fin de semana, coincidiendo con el tercer cumpleaños de mi padre desde que se fue, me he bajado a Granada en autocar en una escapada en solitario para recargar pilas y llenarme de VIDA para contrarrestar “la parte” que el COVID19, día a día, se está llevando por delante…

En el viaje de ida elegí una película que me llamó la atención por su título: El vendedor de sueños. No es una gran película pero sí tiene un gran mensaje para todos aquellos que, en algún momento de nuestras vidas, hemos sentido que nuestras vidas tenían de todo excepto “sentido”… Y ahí, es cuando aparece el gran regalo del protagonista a una persona que lo único que quiere es dejar de sufrir:

“Te regalo “una coma” para que puedas seguir escribiendo la historia de tu vida a pesar de que sientas que el mundo se te ha caído encima”.

Pues bien, ayer durante las 9 presentaciones que tuvieron lugar en el Colegio Malvar donde 9 clases recibieron ¡por fin! su ejemplar de regalo, tuve la sensación de, en lugar de estar regalando libros, estar regalando “comas” a cada uno de los profes y alumn@s. “Comas” para que pudieran seguir escribiendo sus vidas a pesar de lo atípico que está siendo “todo” en estos momentos.

Porque sí,

  • Atípico es estar presentando en el mes de octubre libros cuando lo suyo sería estar pensando en escribirlos.
  • Atípico es llegar a un colegio y no poder saludar a los profes con un beso o un abrazo.
  • Atípico es que existan clases “nuevas” creadas con los “niños sobrantes” que exceden la ratio que dicta este año escolar.
  • Atípico es no poder ver las sonrisas de los profes y los alumnos ocultas tras sus mascarillas al recibir su ejemplar de regalo (aunque por suerte todavía nos queda la mirada que “cuenta mucho” con los ojos).
  • Atípico es no poder hacer una foto de familia todos juntos sintiendo esa unidad de grupo que tanta energía y fuerza da porque hay que mantener la distancia de seguridad.

PERO siempre nos quedará “la coma”…esa coma que nos permite seguir escribiendo nuestros sueños, nuestras ilusiones, esa coma escrita con esperanza, con vida, con la certeza de que “todo esto” tiene un sentido y un para qué.

Desde CEN con C creemos en esa coma, nos aferramos a esa coma y la escribimos con fuerza para seguir publicando cuentos un curso más. Cuentos que les hagan sentir a los niños que LA UNIÓN sigue haciendo la fuerza, que no hay “puntos finales” que les puedan separar, que un proyecto solidario como éste no hay que dejarlo pasar “por el miedo” a “no saber qué va a pasar”.

Dicen que Dios escribe de vez en cuando con renglones torcidos. Yo siento que no, que no solo lo hace de vez en cuando. Creo que Dios (el Universo, la Fuente o como cada uno quiera llamarlo) lo hace constantemente porque no existe “el renglón perfecto”, cada uno está torcido a su manera, cada uno tiene su imperfección que lo hace perfecto en este mundo que nos ha tocado vivir.

Ayer fue un día atípico sí, pero también maravilloso por poder seguir regalando libros y “comas”.

Gracias a Mónica y a todo su equipazo de profes que me acompañaron por ese laberinto de colegio durante las nueve presentaciones y gracias a Jose de Surestea por hacer de porteador con las cajas e insuflarme ánimo para defender mi máxima: tratar de darlo todo en cada una de las presentaciones sin importar si es la primera o la última pues los niñ@s solo la viven una vez.

La próxima semana continuamos con el reparto de libros (¡y de “comas”!)…lamentablemente en la mayoría de los centros me limitaré a llevarles las cajas pero mientras tanto…

¡Seguimos reclutando a profes y niñ@s valientes que quieran sumarse este curso escolar a este DESAFÍO LITERARIO COVID19! Docentes y niñ@s sin miedo, armados hasta los dientes de TESTimonios y “comas” antes de escribir su punto y final.

Os lo contamos en tan solo 1 minuto pinchando aquí.