EN FAMILIA SIEMPRE EXISTE UN DENOMINADOR COMÚN QUE UNE

En familia…

Así es como me siento cada vez que visito el CEIP San José Obrero, no solo porque este año es el noveno que colabora con el proyecto, sino porque en este colegio me estrené como madre primeriza en todos sus niveles.

Echo la vista atrás y me veo:

– tomando nota de todo lo que se dice en mi primera reunión de padres en la clase de 3 años de mi hijo Marcos no fuera a ser que se me escapara algo “importante”  (hoy, con 16 años más de experiencia a mis espaldas como madre, sonrío al comprobar la evolución de la palabra “importante” a lo largo de mi vida…)

– asistiendo a mi primera tutoría escuchando a una jovencísima maestra, en su primer año de experiencia, como si ella lo supiera todo sobre mi hijo sin caer en la cuenta de que las dos estábamos igual de verdes,

– y me veo también dejándome la piel como miembro del AMPA bajo el amparo de la ignorancia que me permitió lograr imposibles sencillamente porque nunca me cuestioné que no fueran posibles…

16 años después, en este mismo centro, es mi hermana pequeña quien lidera el AMPA. Por eso cuando me fui a despedir de Susana, su Directora, no me sorprendieron sus palabras:

“-Gracias por seguir poniendo la misma ILUSIÓN año tras año, da gusto ver cómo te involucras en tu trabajo. Igual que tu hermana.”

“-¿Igual…?” Pensé yo…

En realidad no podemos ser más distintas la una de la otra. Pero sí, en eso estoy de acuerdo con Susana. Cada una a nuestra manera, con nuestra forma particular de hacer las cosas, con nuestro “sello personal”; actuamos bajo un mismo denominador común “mamado” desde pequeñas: huir de la queja y pasar a la acción. Un denominador común que, a pesar de nuestras diferencias, nos une más allá de nuestros lazos de sangre…aunque a veces, como ocurre en toda buena relación entre herman@s, se nos llegue a olvidar…

Con comentarios de este estilo y con el reencuentro de profes como Raquel, con la que he vivido este proyecto varias veces en éste y en otros centros; es muy fácil sentirse como en casa…en familia.

Y para familia, las fotografías de grupo que quedarán para siempre en el recuerdo de estos alumnos que han puesto todo su CORAZÓN en la elaboración de sus cuentos sabiendo que, un año más, van a poder colaborar con la Fundación Menudos Corazones.

Share this article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *