LOS NIÑOS DE PELO RIZADO

Todavía recuerdo cuando, de pequeña,  mi madre “en días especiales” me hacía “la toga” para dormir por la noche con el fin de domar mis rizos y obtener así una “preciosa melena lisa”. No es que yo renegara de mis rizos pero ella, con toda su buena intención, nada más salir de la ducha tenía por costumbre cepillarme el pelo una y otra vez para luego enchufarme el secador eliminado así cualquier posibilidad de que nacieran en mi cabeza, de forma natural, “rizos perfectamente definidos”.

Por eso hoy, al leer el cuento Los niños de pelo rizado escrito por Nuria, madre de Oli de 11 años afectada de cáncer, colaboradoras ambas de ASION (Asociación Infantil Oncológica de Madrid); no puedo sentirme más orgullosa de mis rizos y ondearlos bandera al viento como muestra de apoyo a Los-niños-de-pelo-rizado que no nacieron con ellos “de serie”.

Os copio aquí un extracto de este precioso cuento que forma parte, junto con el resto de cuentos escritos por niñ@s de cinco clases de 4º de primaria y siete de 6º de primaria del Colegio Zola, de los 12 ejemplares distintos que hemos presentado esta mañana en el colegio para colaborar con ASION:

[…]Es curioso que el pelo de un niño con cáncer es como un medidor del estado de su enfermedad: mientras está enfermo su pelo desaparece de repente, como la vida que llevaba hasta ese momento, y cuando el tratamiento acaba, y la enfermedad se cura, el pelo vuelve a salir poco a poco, igual que poco a poco vuelven los momentos que había perdido, y va recuperando su vida normal: ir al cole, jugar, correr, ir al cine, viajar, reír sin parar.

[…]Las células del pelo están naciendo y creciendo continuamente pero, en cuanto aparecen, la quimio acaba con ellas y no son capaces de generar pelo. Así, un mes y otro mes y otro mes. Nada, no hay manera. Así que se entrenan y entrenan, y se van haciendo fuertes para generar pelo como sea, porque ellas lógicamente son muy cabezotas, por algo las pusieron en la cabeza. Y hay un día que la quimio acaba, porque ese niño o niña se ha curado, y las células del pelo están tan cachas de tanto entrenarse y entrenarse tantos meses intentando fabricar pelo, que fabrican un pelo fuerte, brillante, precioso. Un pelazo, vamos.

Y resulta que muchas veces ese pelo sale rizado. Porque las células del pelo rizado son más fuertes. Exactamente igual que los niños en cuyas cabezas salen.

[…]La vida es como un pelo rizado: a veces va para arriba y todo va bien y te sientes feliz, pero a veces da un giro, y las cosas se retuercen y se complican, y sientes que todo va para abajo. Lo importante es no mirarla de cerca ni distraerse demasiado con tanto sube y baja, sino alejarse un poco y ver que, tanta vuelta y tanto lío, es lo que le da sentido, y lo que la hace tan divertida y bonita.

Ilustración del cuento: Oli (11 años),

Niña de Pelo Rizado y amiga de ASION

Os dejo aquí también las fotos de familia con muuuuchas cabezas, algunas de ellas de niñ@s de pelo rizado que, como yo, nos sentimos agradecidos a la vida por no haber tenido que entrenar a nuestras células del pelo a base de quimio para poder lucir nuestros propios rizos. Como me gusta decir y recordarme día a día:

“Siempre hay algo que agradecer y valorar en cada una de las pequeñas cosas que nos suceden, nos gusten o no…”

Share this article

2 thoughts on “LOS NIÑOS DE PELO RIZADO

  1. Que bonito cuento, que bonito todo. ¡Cuánto podríamos aprender de todos esos “niños de pelo rizado….”.
    Te mando un abrazo lleno de admiración y cariño.
    Hasta siempre María Jesús.

    • Qué rápido eres Pedro, con o sin pelo rizado, tus células siguen resistiendo haciendo alarde de tu naturaleza “peleona” que no “pelona” 😉
      Te devuelvo ese abrazo con los mismos ingredientes.
      María Jesús

Leave a Reply to mjjerez Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *