FAMILIAS MULTIESPECIE QUE UNEN SOLIDARIDADES

De pequeña mi madre nos dejó muy claro que  no quería animales en casa y, ya de mayor no he sentido nunca la necesidad de aumentar la familia en ese aspecto; por eso quizás no sea la persona más indicada para escribir sobre las familias “multiespecie” pero, como detrás de cada familia hay una historia que contar y de eso sé algo más…empezaré por contaros la historia de Alona y Athos.

Alona es un ciudadano ucraniano que acabó en España huyendo de la guerra llevando como único equipaje a su perro Athos. El problema es que en el centro para personas refugiadas no admitían animales de compañía y, mientras encontraba un lugar donde poder vivir con Athos, fue la Asociación Feel la que cuidó de su perro.

¿Cómo lo hacen? Pues, como les explicaba Conny, responsable de la Asociación Feel a los alumnos de 6º A del CEIP Antonio Hernández: “Uniendo solidaridades” bajo el lema del voluntariado.

La Asociación Feel va más allá de ponerse como objetivo evitar el abuso o maltrato a los animales. La Asociación Feel ofrece una ayuda temporal a aquellas familias “multiespecie” que necesitan, durante un tiempo, que alguien cuide y se haga cargo de sus mascotas para que no se vean en la obligación de tener que desprenderse de ellas.

Y así nos seguimos encontrando con historias personales como las de:

    • María y su perrita Pitchi, víctima María de violencia de género con más de 60 años que buscaba un lugar donde poder residir con Pitchi.

    • Juana, su hija Ana y su perrita Masha, en situación de vulnerabilidad habitacional en la que el recurso que les ofrecía ayuda de vivienda temporal no aceptaba animales.

  • Pablo y sus perros Kiara y Nala, que con 60 años y en tratamiento por cáncer no podía pasear y cuidar bien de ellas.

    Y tantas otras historias que os podríamos contar…

     

    Si, como empezábamos diciendo esta mañana, la familia es un conjunto de personas que te quieren y cuidan de ti y que no necesariamente son de nuestra sangre…

    ¿Dónde quedan las mascotas? ¿Acaso no te muestran su cariño, no te cuidan, te aportan momentos de felicidad y te hacen compañía…? Así que hemos decidido cambiar la definición de familia sustituyendo el sustantivo personas por el de seres vivos… de ahí el concepto de familias “multiespecie”.

    Con esta visita de sensibilización confiamos en haber sembrado, al menos, la semilla de la solidaridad y del voluntariado en estos chicos pues, no hay nada más gratificante en la vida y que le dé mayor sentido que el saber que, gracias a tu generosidad, alguien ha sido un poquito más feliz en la suya.

¿QUIÉN DIJO MIEDO?

“¡Separad las mesas!” – dice Cristina, la profe de 2º de primaria  del CEIPSO Padre Garralda, a sus alumnos recién llegados a clase.

“¡Qué MIEDO! ¡Examen sorpresa!” – piensan mientras obedecen a la profe.

Y es que la frasecita se las trae… ¿Quién no recuerda esa sensación de “glup”, ganas de ir al baño y manos sudorosas tras ese simple enunciado…?

Y es entonces cuando aparece el MIEDO.

  • Miedo a hacerlo mal…
  • Miedo a no estar a la altura…
  • Miedo a la charla de tus padres cuando llegue la nota…
  • Miedo a que tus compañeros piensen que no vales…

Existe un proverbio español que dice que el miedo es libre. Pero una cosa es que lo sea y otra muy distinta que “nos haga libres”. Todo lo contrario. El miedo nos paraliza, nos angustia y nos deprime. Pero hay una parte buena: disponemos de la libertad de poder gestionarlo para que juegue a nuestro favor.

Y eso es precisamente lo que esta mañana Marta y Elisa de Asavi (Asociación Salud y Vida), que es la causa solidaria elegida por Cristina, han hecho con sus alumnos: jugar con el miedo.

Tras ponerles un video explicativo sobre las emociones, que me ha recordado mucho a la película de dibujos animados INSIDE OUT (Del revés) para todos los públicos y que recomiendo verla a modo de prescripción médica al que no la haya visto todavía, se han centrado en la emoción del miedo.

Les han pedido a los alumnos que dibujaran o escribieran alguno de sus miedos en un papel

* la oscuridad, aunque se escriba con “q” sigue dando miedo…

para, después, meterlos en un pequeño paquete decorado por ellos mismos.

Finalmente les han pedido que metieran a sus miedos en una caja pero… no todos estaban de acuerdo con la propuesta.

“Yo prefiero quedarme con mi miedo porque ya no me da miedo”

“Me lo voy a quedar por si alguna vez lo necesito”

“Es que el miedo algunas veces es bueno…”

¡Vamos! Que trabajándolo bien, uno puede llegar incluso hasta encariñarse con su propio miedo 🙂

Como decían Marta y Elisa, compartir el miedo con los demás lo hace menos fuerte. Desaparecer no desaparece, para qué engañarnos, pero lo tenemos controladito y, así, podemos seguir haciendo cosas sin que esté tan presente porque ha perdido fuerza.

Una cosa está clara, mientras sintamos apego por la vida, el miedo no desaparecerá nunca porque forma parte de ella. Pero, como tantas otras emociones, no es malo. Las emociones no son buenas ni malas, lo que determina esa bondad o ausencia de la misma es lo que hacemos con ellas.

Desde ASAVI ayudan a las personas con enfermedades mentales graves y/o crónicas y a sus familiares a conocer sus emociones para controlarlas y gestionarlas de la mejor forma posible. Para que, en definitiva, jueguen a su favor y no en su contra.

¿Y tú?

¿Tienes el coraje suficiente para dejarte acompañar por tus miedos y conseguir lo que es importante para ti?

¿Estás dispuesto a que tus emociones jueguen a tu favor…?

Y recuerda: la clave está en COMPARTIR.

Si compartes tus miedos los harás más pequeños y,

si compartes tu alegría conseguirás que quienes te rodean se sientan más felices.

DÍA MUNDIAL DE LA EXTINCIÓN DEL CÁNCER: WHY NOT?

“Que levante la mano quien conozca a alguien que haya tenido cáncer o lo tenga en estos momentos…”

Así comenzaba esta mañana Carmen Galatas, responsable de desarrollo territorial de la AECC: Asociación Española contra el Cáncer, su visita de sensibilización a los alumnos de 5º y 6º de primaria del Colegio Los Peñascales.

Como decía Carmen, hay tantos tipos de cánceres casi como personas lo contraen porque, aunque le pongan nombre y apellidos, cada persona reacciona de forma diferente a la misma “etiqueta”.

Llevo más de una década viendo crecer a mi cuarto hijo, Cen con C y con él conociendo asociaciones con diferentes causas solidarias pero, si alguna de ellas se repite año tras año, es, sin lugar a dudas,  la que lucha contra el cáncer. En todas sus formas y dimensiones.

Hoy hemos tenido la suerte de conocer con más detalle la labor de la AECC cuyo objetivo es SALVAR VIDAS educando en salud, apoyando y acompañando y fomentando la investigación.

El 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer, digo “es” porque me chirría por todas partes escribir “se celebra”. Mariano, presidente de la APU contra el cáncer infantil, no se cansa nunca de repetir:

“Nuestro objetivo es dejar en paro a todos los oncólogos del mundo”.

¡Ésa, ésa sí que sería una fecha “a celebrar”!

También sería bonito poder celebrar como dice Meri, fundadora de La tribu de Lucía:

“Que no haya más niños estrella en el cielo”.

Celebrar también, por qué no, no volver a  escuchar nunca más frases como las de Laura, presidenta de la Fundación El sueño de Vicky:

“Cuando te dicen que tu hijo tiene esta enfermedad, sólo te mantiene en pie la esperanza.”

Celebrar que, como dice Paco Arango, fundador de la Fundación Aladina,

“Ningún niño pierda nunca la sonrisa por este motivo”.

Celebrar, ya puestos, como dice la Fundación Unoentrecienmil que hemos conseguido “cambiar las estadísticas” reduciéndolas a cero.

Pero sobre todo, celebrar que el cáncer nunca más sea un nombre propio como dice la Fundación CRIScontraelcáncer  porque haya llegado “ese día” en que “el cáncer no toque a nadie más”.

Sería estupendo crear una tecla que eliminara esta dichosa palabra del mundo para poder celebrar el Día Mundial de la Extinción del Cáncer

WHY NOT?

De momento, el 4 de febrero nos recuerda que el cáncer sigue ahí, haciendo de las suyas y, como les recordábamos esta mañana a los alumnos de 5º y 6º, hay que dar gracias todos los días por poder llevar una vida “normal” que te permita ir al colegio…con exámenes incluidos.

Tanto la AECC como las demás  asociaciones y fundaciones nombradas que he podido conocer a lo largo de mi andadura con CEN con C y todas aquellas que desconozco pero que, al igual que las nombradas, luchan “para que llegue un día que celebrar y no conmemorar”; y merecen toda nuestra admiración y respeto pero sobretodo…NECESITAN de nuestra COLABORACIÓN.

¿Y tú?

¿Estás dispuesto a colaborar para celebrar el Día Mundial de la Extinción del Cáncer?

CONJUGANDO EL VERBO PODER CON …¡SUPERPODERES!

Esta mañana hemos conjugado el verbo poder con las dos clases de 5 años del CEIP Gonzalo Fernández de Córdoba. Para poder hacerlo no ha sido necesario explicarles ni las conjugaciones ni los pronombres personales, al contrario, han sido ellos los que han ejercido de maestros con sus grandes superpoderes: su generosidad y su inocencia.

Hace poco más de un mes os contamos la historia de Carmen, Luca e Ian cuando realizamos la visita de sensibilización a los alumnos de 1º de la ESO del IES Jaime Ferrán. Y esta mañana se la hemos contado a ellos. Sus reacciones no se han hecho esperar: todos querían ayudar a Ian.

Carmen, la abuela de Ian, un bebé de algo más de seis meses que padece el Síndrome de Hemiplejia Alternate, se ha transformado hoy en doctora-científica para tratar de encontrar el antídoto para la cura de su nieto.

Ha sido maravilloso escuchar cómo, mientras Carmen mezclaba los ingredientes del experimento científico, se oía a modo de música-mantra un “TÚ PUEDES, TÚ PUEDES” coreado por los niños de manera espontánea, sin que nadie les dirigiera.

Al principio de la sesión Carmen les ha repartido a todos una moneda de 1 céntimo para que hicieran con ella lo que quisieran. En un momento dado del experimento, Carmen-doctora se ha dado cuenta de que necesitaba más moneditas para poder seguir investigando y…¡la reacción, una vez más, no se ha hecho esperar! Todos querían darle a Carmen su céntimo para poder ayudar a Ian y a los otros 24 superhéroes con esta rara enfermedad.

¿Y Luca? ¿Dónde queda…?Pues… Luca es el hijo pequeño de Carmen que, con solo 4 añitos, se ha dedicado a contarle a todo el mundo que es “un tío estupendo” en todos los sentidos y que, por Ian “iría hasta el infinito y más allá” (como veis esta historia va de superhéroes, superheroínas y superpoderes).

De momento Luca ha creado y grabado, con su lengua de trapo, un cuento titulado “Los superpoderes de Ian” que en breve será publicado para dar visibilidad a esta enfermedad y seguir recaudando moneditas para encontrar su cura.

Por su parte los alumnos de 5 años están creando sus propios cuentos para aportar también su granito de arena.

¿Y tú? ¿Qué PUEDES hacer…?

La jornada de hoy ha acabado con unos abrazos repletos de calorcito que han contrarrestado con creces el gélido frío de hoy.